En este post nos gustaría compartir contigo todo lo que hemos aprendido de los especialistas en coctelería con los que hemos estado trabajando, para que desde casa junto con amigos o nuestra pareja podamos disfrutar de un gintonic único:

 

 

EL VASO

Uno de los aspectos más importantes es la cristalería. En numerosas ocasiones es síntoma de glamour y grandeza, una cristalería elegante, fina y delicada nos va a hacer realzar la sensación en los labios.

El formato, ha de ser la copa, una copa abierta, con gran capacidad nos hará percibir mejor los aromas a la vez que damos el trago a nuestro combinado. Además de la capacidad de introducir gran cantidad de hielo que más adelante comentaremos. Por otro lado, si cogemos la copa por la peana, evitaremos trasladar el calor de nuestra mano al trago, a diferencia de lo que ocurre con un vaso ancho o de tubo.

 

EL HIELO

En esta parte del artículo vamos a romper el tan conocido mito de “aguar la copa”. A la hora de servir nuestro gin tonic tenemos que entender dos aspectos:

  1. Al añadir tanta cantidad de hielo (entre 4-5 piezas) lo que estamos haciendo es cuidar su copa, cuanto más hielo, mayor masa fría, tardará más en deshacerse.
  2. No por añadir más hielo estamos quitando cantidad de alcohol de su combinado, las copas están destinadas para albergar todos los ingredientes.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tipo de hielo, utilizaremos el hielo de roca, hielo grande. Un dato a considerar es la calidad del hielo ya que en numerosas ocasiones encontramos hielos que pueden no estar bien filtrados y por tanto tener cal propia del agua. Debemos tener en cuenta esto ya que es una sustancia que vamos a ingerir. Tampoco es recomendable el hielo de casa, ya que al estar en congelador con más alimentos adoptará olores no deseados.

 

 

QUÉ CANTIDAD DE GIN DEBEMOS SERVIR

La cantidad ideal para servir es de 1 parte de gin por cada 4 de tónica, por tanto la cantidad ideal serán 5 centilitros. Recomendamos usar un medidor, con ello conseguiremos que nuestro trago tenga en torno a unos 8° de alcohol, lo que es equivalente a una cerveza o una copa de vino. A veces menos es más, y con la ginebra pasa lo mismo, más cantidad no es sinónimo de más calidad.

 

CÓMO SERVIR LA TÓNICA

En este apartado también hay muchos mitos entre los usuarios, que si es para romper la burbuja que si es paripé, bien, volvemos a lo de antes, todo refresco que tomemos será jarabe con edulcorantes a los que se le añade carbónico. El simple hecho de servir la tónica por la pared de nuestra copa de manera lenta o por encima del hielo dejándola caer suavemente va a hacer que la perdida de este carbónico sea menor y por tanto, podremos disfrutar más el gin tonic.

Otro aspecto a valorar es el tener nuestras tónicas refrigeradas, ya que al tenerlas a temperatura ambiente, al abrirla, vamos a experimentar una pérdida considerable de carbónico.

 

CAVIAR CÍTRICO

El ingrediente imprescindible en nuestro gin tonic va a ser una aportación cítrica.

Con el fin de preparar un gin tonic único, vamos culminar el combinado con caviar cítrico consiguiendo una experiencia en boca totalmente distinta. Además de todas las propiedades cítricas que nos va a realzar, también nos va a aportar la nueva sensación de poder combinar el trago con pequeños bocados de explosión cítrica, potenciando aún más nuestro sabor y nuestro carbónico en la copa.

 

 

Una vez que te hemos contado todos nuestros secretos, solo tienes que recordar estos consejos y disfrutar de tu gintonic único. Por cierto, no te olvides de que la clave para disfrutar de esta experiencia es compartirla con la mejor compañía.

Agradecer a Cristian Javier Molina,  experto en coctelería del que siempre estamos aprendiendo, por su gran ayuda y colaboración.